Sustitutos de la sal, especias, aromáticos y saborizantes naturales Sustituto natural para la sal

Estas son algunas recomendaciones para seguir realizando platos igual de sabrosos, en el que destaca que es mejor sustituir la sal en las comidas por zumo de limón o especias como la pimienta, el perejil, el clavo, la nuez moscada o la albahaca para dar sabor a la comida.

 

Existen diferentes alternativas que reemplazan el sodio al preparar los alimentos, ya sea porque quieres comer más sano o porque el médico te ha prohibido el consumo de sal. Quizás tengas presión arterial elevada o retención de líquidos. Por eso, te traemos diferentes maneras de condimentar comidas para dejar la sal

Es preciso que recuerdes que reducir la ingesta de sal puede evitarte muchos problemas y enfermedades. Lo interesante es que el gusto por la sal se adquiere con los hábitos, y por ende, también se puede reducir y hasta eliminar o cambiar por otras opciones. A medida que vas disminuyendo la cantidad de sal, la preferencia por lo salado se reducirá también.

Las especias son sustancias aromatizantes de origen vegetal utilizadas para aderezar los platos aportando sabores intensos y agradables. Son el sustituto ideal de la sal, que favorece la retención de líquidos y el desarrollo de trastornos como la hipertensión, y también de los condimentos grasos que suman calorías innecesarias a nuestros platos. Y es que en ocasiones el problema no está en los alimentos que consumimos sino en las salsas que utilizamos, generalmente ricas en grasas saturadas.

Entre las especias que nos pueden ayudar a que nuestros platos sean más sabrosos se encuentran las siguientes:

Comino: estimula el metabolismo, mejora la digestión y disminuye la hinchazón del vientre al disminuir la fermentación de los alimentos ricos en glucosa. . Si no sueles incluirlo en tus platos molidoo en grano, es ideal para añadirlo a las legumbres ya que combinan muy bien, en especial con los garbanzos y además favorecen la digestión. Puedes utilizar sus semillas en infusiones.

Jengibre: aunque se utiliza principalmente en la cocina asiática, cada vez es más frecuente encontrarlo en nuestros platos. Tiene efectos muy positivos en el aparato digestivo porque al ser un bactericida natural protege la flora intestinal y disminuye la hinchazón abdominal,

Cardamomo: ayuda en el proceso de adelgazamiento al estimular el metabolismo. Puede tomarse en tés e infusiones.

Cúrcuma: habitual en la cocina india, es rica en curcumoides que combaten los radicales libres y evitan la acumulación de grasa. Algunos estudios también relacionan su consumo con una disminución del riesgo de diabetes.

Azafrán: este viejo conocido de nuestra gastronomia facilita las digestiones, acelera el metabolismo.

Canela: integrarla en nuestra alimentación es todo un acierto porque facilita la digestión, regula la función intestinal, disminuye el apetito y la ansiedad por comer, y acelera el metabolismo. Además, reduce los niveles de glucosa en sangre y de colesterol malo’ (LDL)

Pimienta: puede acelerar hasta en un 8 por ciento el metabolismo con el consiguiente gasto calórico, pero también tiene propiedades  astrointestinales porque estimula las secreciones gástricas y ayuda a eliminar los gases. Entre las distintas variedades de pimienta, la pimienta cayena parece ser la que más incrementa el gasto calórico, aumentándolo hasta en un 25%.

Albahaca: es muy beneficiosa para el aparato digestivo, evita la formación de gases, reduce la hinchazón abdominal, disminuye la inflamación intestinal y mejora la digestión y metabolización de las grasas.

A %d blogueros les gusta esto: